Psicología experencial

Solo se pueden hacer cambios significativos experimentando

Aunque el número de terapias puede ser abrumadora – Gestalt, psicoanálisis, cognitiva-conductual…- e incluso parecer que la psicología es un disciplina poco seria, realmente es lógico encontrar tantos tipos de terapia como perfiles de personas existen.

¿Alguna vez has hecho alguna y sientes que no te ha funcionado?. Déjame que te diga un secreto: el cerebro solo aprende experimentando (o con estrés como en los exámenes). Hablar con un profesional está bien como catarsis y puede ser desvelador, pero solo con esta herramienta, es imposible llegar a todos los recovecos de nuestra mente.

En este artículo hablaremos de la psicología experiencial o psicología vivencial: la unión entre conceptos de psicología y neurociencia, que permite conseguir cambios de forma rápida y sostenida en el tiempo.

psicología experiencial

¿Qué es la terapia psicológica experiencial?

Las terapias experienciales nacen a partir de los modelos humanistas existenciales, enfoques que provienen del fenómeno americano de la psicología humanista.

Las bases de los modelos experienciales nace de la necesidad de construir una psicología a partir del análisis y del trabajo con una persona sana, y no desde pacientes clínicos con estados de neurosis graves o psicosis.

Estos modelos proponen dejar de pensar en términos de enfermedad. Conciben al ser humano como un ser capaz de proyectar una conducta equilibrada de una manera espontánea; que lo lleva hacia plenitud, el desarrollo, la libertad, la independencia y la plena realización.

Una de las principales características que definen a estos modelos es la gran importancia que dan a la emoción como elemento esencial para trabajar terapéuticamente.
De hecho utilizan recursos técnicos para evocarla, ya que consideran que solo hay una manera de generar un cambio estable y duradero en el funcionamiento de una persona: que la intervención terapéutica active de alguna manera esquemas emocionales.

Para ello, crean situaciones controladas que ponen en marcha la emoción y ayudan a reestructurar comportamentalmente, cognitivamente, emocionalmente y relacionalmente la vivencia de las experiencias pasadas, lo que da más flexibilidad y libertad en la persona.

Objetivos de la psicología experiencial

Los métodos experimentales tienen como objetivo crear situaciones que provoquen emociones, de tal forma que permitan a la persona ser más consciente de las sensaciones que acompañan a dichas emociones, con el objetivo de identificarlas de forma más fácil en el día a día.

De esta forma, y en un ambiente controlado, el terapeuta puede acompañar a la persona en el proceso de creación de las herramientas necesarias para gestionar dicha situación o emoción de forma automática, acabando definitivamente con las conductas ineficientes que provocan malestar.

terapias de psicología experiencial

El método experimental como herramienta de aprendizaje

¿Alguna vez te han dicho que tienes el carácter de tu padre/madre cuando reaccionas de forma más “agresiva”? Darte cuenta que actúas igual que ellos, ¿Te ha servido para dejar de hacerlo?. Muy probablemente la respuesta sea no, y esto es debido a que el cerebro no aprende a base de teoría, sino cuando experimentamos, cuando ponemos en práctica como conducir un coche.

Sin entrar en detalle en los mecanismos moleculares que permiten el almacenamiento de la memoria y del aprendizaje, la experiencia repetida consolida la memoria convirtiendo el acceso de corto a largo plazo (Ortega & Franco, 2010).

Además, varios experimentos han corroborado cambios en el cerebro debido a la interacción con el medio ambiente. El experimento que realizaron Draganski et al. en el año 2004, pudo demostrar los cambios que genera el aprendizaje a nivel estructural del cerebro. 

Basándonos en estas evidencias es de esperar que las terapias convencionales de diván queden cortas para realizar un trabajo psicológico completo. El cerebro necesita experimentar para poder determinar qué le hace sentir bien o qué no en cada caso concreto. Mientras tanto, seguiremos navegando en nuestra rutina sin rumbo.

La mejor terapia psicológica

Como podrás intuir, los métodos experienciales se alejan de consejos preconcebidos y de teorías establecidas de cómo gestionar las cosas. Eres tú quien, mediante la interacción con el entorno y con la ayuda del terapeuta, descubres qué herramientas te van mejor para gestionar las emociones hacia el éxito. 

Una vez encontrada la mejor estrategia, es cuestión de entrenarla para memorizarla y que se dé de forma natural y espontánea.

Pero, cogiendo el ejemplo anterior, ¿es suficiente con entrenar una reacción menos agresiva que la de tus padres una y otra vez? La respuesta es no. Las conductas ineficientes o conductas no deseables, son magníficos estados de alarma de que tu cerebro no está gestionando la información de forma correcta (entendiendo como correcta toda aquella acción que te haga sentir bien).

Traumas, complejos, inseguridades, falta de desarrollo de identidad, repudio, culpa, inferioridad… Son muchas las variables que pueden estar afectando a tu forma de actuar.

Aquí es cuando entra el “diván”. Una terapia experiencial puede ser mucho más efectiva cuando se realiza un trabajo paralelo psicológico profundo que cambie la carga de los recuerdos (conscientes e inconscientes) de negativo a positivo.

A día de hoy, solo se conoce un sitio donde realizan este tipo de terapia de 360º: en Virtud.

DESCUBRE QUÉ TE ESTÁ BLOQUEANDO

TEST GRATUITO QUE TE AYUDARÁ A CONOCERTE MEJOR

Compartir esta publicacion