¿Qué significa ser consciente?

Claves para lograr la consciencia plena.

Continuamente nos llegan mensajes que nos instan a reclamar y luchar por nuestra autonomía e independencia como personas. A desarrollar nuestras capacidades, realizarnos como un ser propio, auténtico, consciente e integrado.

Lograr la consciencia parece haberse convertido, en los últimos años, en objetivo sine qua non para nuestro bienestar. 

¿Pero realmente a qué se refieren con ser consciente?, ¿Cuál es exactamente el objetivo que se supone que debo alcanzar? y lo que se plantea más difícil… ¿Cómo?

De manera sencilla, el padre de la psicología profunda, Carl G. Jung, planteó la individuación, un proceso de cuatro fases sobre la identificación, diferenciación y constitución de la propia esencia. 

Coincide con la autorealización, un proceso natural e instintivo hacia la propia maduración, que permite a la persona crear proyectos de futuro coherentes con uno mismo. Posibilitando la vinculación o desvinculación del mundo de forma sana y sincera.

Toma nota de las etapas que llevan a este despertar consciente:

  1. Fase uno: Despojarse de uno mismo. Todo empieza por reconocer la existencia de impulsos, deseos y pensamientos no expresados ni observables. La persona se da cuenta que existe una gran parte de sí que ha sido ignorada y aparece la necesidad de comprender el origen.
  2. Fase dos: Encuentro con la sombra. A raíz de la primera fase, inevitablemente la persona tiene que aceptar la existencia de una parte inconsciente y de un conjunto de aspectos que negamos por considerarlos negativos.
  3. Fase tres: Encuentro con el ánima/animus. Es necesario integrar la propia identidad con el arquetipo identificado del sexo opuesto. Es decir, ser capaz de identificar y aceptar como propias aquellas partes de nosotros que la sociedad define como características del sexo contrario: la vigorosidad masculina, la sensibilidad femenina…
  4.  Fase 4: La integración del arquetipo luz. Una vez realizado lo anterior, se empiezan a iluminar zonas oscuras y desconocidas de nuestra psique, hecho que amplía considerablemente la consciencia de nosotros mismos. Cuidado con la sensación de omnipotencia narcisista, ésta deberá dar paso a la sabiduría y el descubrimiento; a la serenidad, la humildad y a la paz interior. Llegar a entender que el auténtico guerrero es el que lucha por la paz y huye, en la medida de lo posible, de toda violencia. Aquél que, utilizando las palabras del pastor Erwin McManus, entiende que toda batalla se debe ganar primero en nuestro interior. 

Como habrás intuido, el proceso de consciencia plena es eminentemente conflictivo.

La persona debe reunir el valor para plantear consideraciones antagónicas, que entrarán en batalla con la propia persona.

El ser humano, como cualquier ser vivo, está programado para evitar el dolor y sobrevivir con el menor gasto de energía posible. Todo un reto.

Virtud Consciente

DESCUBRE QUÉ TE ESTÁ BLOQUEANDO

TEST GRATUITO QUE TE AYUDARÁ A CONOCERTE MEJOR

Compartir esta publicacion