¿PSICOLOGÍA O COACHING?

Descubre qué disciplina escoger

En la última década hemos experimentado un auge en el interés de prácticas y técnicas que propician el desarrollo del individuo. Desde aquellas relacionadas con el budismo y la atención plena como el mindfulness, hasta las terapias relacionadas con la conducta verbal como la psicología contextual. Aunque sin lugar a dudas, la disciplina que ha irrumpido con mayor fuerza es el Coaching.

En este articulo trataremos de arrojar luz sobre las diferentes visiones que hablan del funcionamiento de la mente. Con el propósito de facilitarte la elección de un profesional u otro. 

Verás que la decisión reside en el qué y no tanto en el cómo.

La curiosidad por la psique y sus componentes nos trae de cabeza (nunca mejor dicho) desde hace siglosEncontramos explicaciones espirituales y místicas –para ese entonces– como son el dualismo entre cuerpo y alma de Platón, o la distinción entre la sustancia corporal  y la consciencia. En la que, según Descartes, residía el intelecto. Todas ellas trataban de separar y ubicar procesos mentales aparentemente antagónicos.

Con la metodología empírica cogieron forma algunos contenidos de base psicológica. Caló con fuerza la idea de que la única respuesta sobre nuestro conocimiento radica en aquellos procesos que percibimos y gestionamos con los sentidos (W. Wundt). Se consideraba que todas aquellas ideas débiles y poco claras eran depositadas en un almacén denominado “Inconsciente”. Un espacio pasivo que no interactuaba con ningún aspecto de la conciencia.

Fue gracias a los estudios de hipnosis de S. Freud que se dio un papel activo e inherente al inconsciente. Un espacio donde almacenan los acontecimientos que sin duda determinan nuestro comportamiento. Aunque es famosa su visión fatalista de este espacio, más tarde autores como W. James, A. Adler o C.G. Jung dieron cuenta de la importancia de los contenidos del inconsciente para un desarrollo evolutivo estable del individuo.

Como podemos ver, hay concepciones que centran todo su esfuerzo en trabajar solo aquellos aspectos psicológicos que son cuantitativos y observables, como la conducta.

Terapias como podrían ser la cognitivo-conductual, la positiva, la contextual o, también, disciplinas como el coaching, dirigen la mente de la persona hacia el futuro partiendo del momento presente. Preguntan qué, para qué y cómo, alejándose del por qué. Trabajan en el espacio de la consciencia para corregir o crear patrones de conducta enfocados a la consecución de objetivos observables a corto plazo.

En lo relativo a la indagación del inconsciente, existen disciplinas como el psicoanálisis, la psicología evolutiva o la psicología del yo. Todas ellas conforman la psicología profunda. Éstas tratan de acceder al inconsciente para desvelar aquellos recuerdos o experiencias que están interfiriendo en el consciente.

Inevitablemente interfieren en nuestra conducta mediante episodios incongruentes y que responden a la clásica expresión ¿Qué mosca le habrá picado?
Analizando las sensaciones o sentimientos pasados y llevándolos al terreno de la consciencia, podemos volver a edificar el recuerdo en sentido positivo.

Estos procesos inconscientes dejarán de secuestrar energía, permitiendo la construcción, a largo plazo, de nuestro futuro mediante la fijación y posterior consecución de objetivos. Nuestra evolución.

De este modo, teniendo claro qué necesitas, sólo debes buscar las herramientas –y  por ende al profesional– oportunas.

Ante una voluntad clara de progreso, disciplinas como el coaching pueden ser el aliado que más garantías otorgue a tu evolución. Aunque si, ante la misma voluntad de progreso existen en ti sensaciones de confusión, dudas, miedos o incluso inseguridades aparentemente irracionales, quizás sea recomendable un tipo de herramienta orientada a trabajar tu inconsciente. Un proceso guiado por un profesional especializado en psicología profunda.

Psicología o coaching

DESCUBRE QUÉ TE ESTÁ BLOQUEANDO

TEST GRATUITO QUE TE AYUDARÁ A CONOCERTE MEJOR

Compartir esta publicacion