Problemas de pareja: Mi pasado

Tus experiencias pueden ser el motivo de tus problemas en pareja

No es ningún misterio el hecho de vernos tropezando dos veces con la misma piedra en las relaciones, o que escogemos inconscientemente personas con patrones parecidos. Pero ¿realmente las personas que escojo se parecen o el problema parte de mí?

A menudo, iniciamos relaciones sin haber resuelto la carga negativa de experiencias relacionales anteriores. Miedos, decepción, dudas, inferioridad… A veces no es necesario llegar a tratar estas sensaciones, pero ¿qué pasa cuando tenemos pareja y constantemente estamos angustiados, hasta el punto de que vemos fantasmas donde no los hay?

En este artículo, vamos a explicar cómo nuestro pasado puede ser el responsable de crear los problemas de pareja.

Los esquemas cognitivos y las emociones

Las emociones tienen un papel fundamental en el procesamiento de la información. Éstas provocan una liberación de Dopamina – entre otras-, la hormona asociada a la sensación de bienestar, y por lo tanto, pieza clave en la memoria y los procesos cognitivos del aprendizaje.

Es por esta razón que ante una situación no respondemos automáticamente, sino que antes de emitir una respuesta emocional o conductual nuestro cerebro percibe, clasifica, interpreta, evalúa y asigna significado al estímulo en función de las experiencias previas o patrones cognitivos.

El psiquiatra Aaron Beck, identificó este proceso como esquema o estructura cognitiva. Resumiendo la definición del autor, los esquemas son construcciones mentales subjetivas, más o menos estables, que actúan como filtros a la hora de percibir el mundo.

En este sentido Beck nos habló de las distorsiones cognitivas, es decir, sesgos en este procesamiento de información causados por sucesos previos de pérdida o privación. 

Distorsiones cognitivas en las relaciones.

Las distorsiones cognitivas en las relaciones alteran la forma en la que percibimos la información. Éstas son inconscientes, y por lo tanto, no nos damos cuenta de que realmente están influenciando en la manera en la que vivimos la relación, perjudicandola seriamente. 

Veamos algunos ejemplos de situaciones según la categorización de distorsiones cognitivas de Aaron Beck:

  • Abstracción selectiva: prestar atención a los aspectos negativos, ignorando los positivos. ”Aunque me ha llamado justo al llegar, ha estado muy poco rato en el teléfono”.
  • Pensamiento dicotómico: los acontecimientos se valoran de forma extrema: bueno/malo, todo/nada, etc. “Si quiere ir solo/a es porque no quiere estar conmigo”.
  • Inferencia arbitraria: sacar conclusiones de una situación que no están apoyadas por los hechos, incluso cuando la evidencia es contraria a la conclusión.”Sé que ha ido a ver a esa persona aunque me ha llamado desde el trabajo”.
  • Sobregeneralización: extraer sin base suficiente una conclusión general de un hecho particular. “Si fue infiel antes, lo puede a hacer conmigo
  • Personalización: relacionar los hechos del entorno con uno mismo, mostrándose susceptible.”No está cansado/a, seguramente se comporta así porque está incómodo/a conmigo”.
  • Visión catastrófica: adelantar acontecimientos y pensar que siempre va a ocurrir lo peor. “No me dejas ver el teléfono porque estás con otra persona”.
  • Deberías: consiste en mantener reglas rígidas y exigentes sobre cómo deben suceder las cosas. “Si me quisieras, no te irías con tus amigos”.

Herramientas para solucionarlo

Probablemente te has sentido identificado o identificada con algún ejemplo de sesgo cognitivo. Como hemos dicho, éstos en su mayoría son inconscientes y al tratarse de algo interiorizado y aprendido, es muy difícil identificarlos nosotros mismos, ya que, se plantea como una conducta o pensamiento natural para la persona.

El acompañamiento de un profesional en psicología te puede ayudar a identificar estos patrones. Mediante un trabajo del inconsciente, llegar al origen de estas conductas para modificar la interpretación almacenada.

Una vez identificada, se puede contrarrestar su presencia mediante reprogramación cognitiva. Es decir, volviendo a experimentar las mismas sensaciones pero esta vez desde la nueva interpretación. Así pues, lograrás acabar con aquellas emociones negativas de tu pasado y afrontar las relaciones desde otra perspectiva mucho más constructiva.

Problemas de pareja

DESCUBRE QUÉ TE ESTÁ BLOQUEANDO

TEST GRATUITO QUE TE AYUDARÁ A CONOCERTE MEJOR

Compartir esta publicacion